La técnica del embudo en la investigación cualitativa de usuarios

La técnica del embudo ha existido desde que las entrevistas cualitativas se convirtieron en un método de investigación. Este método implica hacer preguntas abiertas amplias antes de introducir gradualmente preguntas abiertas más estrechas, así como preguntas cerradas.

esta idea sobre comenzando amplio antes de pasar a más específico valioso en otros tipos de investigación además de las entrevistas a usuarios. Esta técnica te ayudará a organizar:

  • Preguntas de entrevista
  • preguntas de seguimiento
  • Tareas de usabilidad
  • Estudiar en un estudio multimétodo

Este artículo analiza cómo se puede usar el método del embudo en encuestas de usuarios y pruebas de usabilidad moderadas.

¿Por qué se llama la técnica del embudo?

El embudo es ancho en la parte superior y angosto en la parte inferior, lo que facilita verter una sustancia (como aceite o arroz) en un recipiente con cuello angosto (como una botella o un frasco).

De manera similar, el método de embudo en la investigación de usuarios implica pasar de lo amplio a lo estrecho, en otras palabras, de lo general a lo específico. Un embudo es una metáfora adecuada porque una entrevista con un usuario o una prueba de usabilidad debe comenzar con preguntas o tareas generales y exploratorias antes de introducir preguntas o tareas específicas y limitadas.

El objetivo de la técnica del embudo es evitar, en la medida de lo posible, afectar el comportamiento o las percepciones del usuario. Cuando hacemos preguntas específicas o asignamos tareas específicas demasiado pronto en una sesión exploratoria, corremos el riesgo de introducir sesgos y perder datos importantes.

El embudo comienza ancho y se estrecha gradualmente. En entrevistas cualitativas y pruebas de usabilidad, comenzando con preguntas o tareas generales de investigación, puede obtener mucha información imparcial sobre los pensamientos naturales y el comportamiento de los usuarios. Cuando ingresamos preguntas o tareas específicas, recopilamos menos información pero detalles más específicos.

La técnica del embudo en las entrevistas con los usuarios

La guía de entrevistas para usuarios generalmente consta de 5 a 8 preguntas abiertas en las que los participantes comparten historias o experiencias relevantes. Estos son seguidos por preguntas aclaratorias, que pueden ser abiertas o cerradas.

La entrevista debe comenzar con preguntas amplias y abiertas, tales como Cuéntanos cuándo fue la última vez que pediste entradas para el cine..

Comenzando con amplias preguntas abiertas:

  • Permite que el participante hable cómodamente
  • Permite al miembro comenzar a compartir historias.
  • Genera mucha información nueva e inesperada.
  • Evita que el investigador prepare al participante.

Después de que el participante haya respondido, el entrevistador debe hacer preguntas abiertas de seguimiento (conocidas como preguntas de sondeo) para profundizar en las áreas de la respuesta del participante sobre las que el investigador desea obtener más información. Estos incluyen preguntas como:

  • ¿Puedes ampliar esto?
  • ¿Qué quieres decir?
  • ¿Qué piensa usted al respecto?
  • ¿Por qué piensas eso?

Es posible que el entrevistador también desee recopilar información adicional y detalles que el participante pasó por alto al hacer preguntas cerradas, como:

  • ¿Cuándo viste esta película?
  • ¿Caminaste solo?
  • ¿Cuánto duró la película?

Para cada pregunta central preparada en la guía de entrevista, el entrevistador pasa de preguntas abiertas amplias a preguntas cerradas. Con cada nueva pregunta en la guía, se repite el proceso del embudo.

Cada pregunta principal de la entrevista suele ser amplia y abierta; seguidas de preguntas aclaratorias abiertas y progresivamente más preguntas cerradas. Con cada nueva pregunta de la entrevista, se repite el proceso del embudo.

Cuando usamos la técnica del embudo, nos damos espacio para aprender cosas nuevas antes de recoger piezas. Este enfoque de la entrevista es la mejor manera de establecer una buena relación y descubrir lo que los usuarios realmente piensan sin presionarlos.

La técnica del embudo en pruebas cualitativas de usabilidad

En las pruebas de usabilidad cualitativas, un embudo se puede utilizar en:

  • Crear y ordenar tareas
  • Desarrollo de una secuencia de preguntas adicionales después de que el participante complete la tarea

Embudo de tareas

El mismo proceso de pasar de lo general a lo específico se puede aplicar a la construcción y ordenación de tareas para una prueba de usabilidad cualitativa. Las tareas de investigación amplias que nos permiten aprender cómo las personas hacen las cosas por sí mismas deben asignarse antes de las tareas específicas y dirigidas que piden a los usuarios que encuentren o hagan algo que de otro modo no podrían hacer.

Otra metáfora de la técnica del embudo es el ratón en el laberinto. Imagina que un investigador en un laboratorio quiere ver si un ratón puede encontrar un trozo de queso en un gran laberinto. Podrían empezar por dejar que el ratón atraviese el laberinto y ver si encuentra el queso. Después de un tiempo, si el ratón no ha alcanzado el queso, puede comenzar gradualmente a cerrar los caminos equivocados, lo que aumenta las posibilidades de que el ratón encuentre el queso.

El uso de la técnica del embudo puede funcionar como guiar a un ratón a través de un laberinto: primero vemos si el ratón puede encontrar el camino hacia el queso por sí mismo y luego bloqueamos algunos de los caminos según sea necesario.
El uso de la técnica del embudo puede funcionar como guiar a un ratón a través de un laberinto: primero vemos si el ratón puede encontrar el camino hacia el queso por sí mismo y luego bloqueamos algunos de los caminos según sea necesario.

En esta metáfora, el ratón es el participante y el queso es el aspecto del diseño que nos interesa. Es mejor ver si nuestros miembros lo logran solos primero, pero es posible que tengamos que presionarlos un poco.

La tarea es dar al participante

Razón fundamental

Ejercicio 1: Usando el sitio, vea si hay una receta que le gustaría cocinar.

Amplia tarea de investigación: Permitimos que el usuario defina el punto final de la tarea y la ejecute a su manera.

Tarea 2: Use el sitio para encontrar una receta fácil que pueda preparar para la cena.

tarea dirigida: esta tarea tiene un punto final específico y un criterio de éxito. Pedimos a los participantes que encuentren algo que de otro modo no estarían buscando.

Tarea 3: Usando la búsqueda, encuentre la receta de sopa de fideos con pollo.

Tarea orientada: En esta tarea, se pide a los usuarios que utilicen una función específica para completar una tarea. Pedimos a los usuarios que encuentren algo que de otro modo no estarían buscando y que usen una característica que de otro modo no usarían.

Si empezáramos con la tarea 3 y trabajáramos hacia atrás, presionaríamos a los participantes sobre cómo comportarse en la tarea 1 y la tarea 2. Es probable que perdamos la oportunidad de aprender cómo harían algo por su cuenta sin que se les indique. Dirigir tareas, comenzando con tareas generales de investigación antes de introducir tareas dirigidas, garantiza que obtenga datos de comportamiento válidos.

Al comenzar con tareas de exploración amplias, aprendemos sobre el comportamiento natural, mientras que las tareas dirigidas nos brindan menos información sobre cómo los usuarios harán algo, pero más sobre un elemento particular de la interfaz de usuario.

La técnica del embudo es la idea detrás de las tareas paso a paso. Las tareas paso a paso son tareas de varios pasos que comienzan con un esquema general y luego brindan instrucciones más específicas según sea necesario.

Por ejemplo, imaginemos que estamos interesados ​​en conocer la función de comparación en un sitio de comercio electrónico.

La tarea es dar al participante

Razón fundamental

Tarea 4: Seleccione el par de auriculares que desea comprar y agréguelos a su carrito de compras.

Tarea amplia: Damos a los participantes una tarea muy natural y esperamos que usen aleatoriamente la función que nos interesa.

Tarea 4.1: Tu amigo está pensando en comprar Apple Airpods o Apple Airpods Pro pero no sabe qué elegir. Utilice el sitio para decidir cuál le recomendaría a su amigo y por qué.

Si el participante no descubre y usa naturalmente la función de comparación por su cuenta, podemos darle instrucciones adicionales como esta. El objetivo es poner al participante en una situación más específica que puede ser menos natural pero que lo alentará a usar la función.

Tarea 4.2: ¿Puedes encontrar una manera de comparar estos dos auriculares sin pasar de una página a otra?

Si el participante aún no está interactuando con la característica de interés, podemos hacerlo aún más directamente. En este ejemplo, estamos insinuando fuertemente que la función de comparación existe y le pedimos al participante que la use.

Si llegamos a la tarea 4.2 en el ejemplo anterior de tareas paso a paso, podemos concluir que hay algunos problemas con el descubrimiento o la conveniencia de esta función. Sin embargo, proporcionar ese nivel de especificidad nos permitiría sacar estas conclusiones, así como también poder ver si hay problemas de interoperabilidad con el diseño de la función en sí.

Embudo en preguntas de seguimiento

En las pruebas de usabilidad cualitativas, el facilitador utilizará la técnica del embudo haciendo preguntas adicionales. Por ejemplo, podríamos hacer las siguientes preguntas después de que el participante haya completado la tarea:

Pregunta para un miembro

Razón fundamental

Pregunta 1: ¿Tienes alguna idea de hacer esta actividad en el sitio web?

Esta pregunta amplia y abierta permite a los participantes compartir cualquier cosa relacionada con su tarea.

Pregunta 2: ¿Algo fue fácil o difícil?

Esta pregunta abierta más específica se centra en la facilidad de uso. Aquí invitamos a los usuarios a recordar todo lo que disfrutaron usando o encontraron difícil de hacer.

Pregunta 3: ¿Qué opinas de los filtros que has utilizado?

Esta pregunta abierta es aún más específica. Aquí llamamos la atención del usuario sobre un elemento específico de la interfaz de usuario que utilizó en la tarea.

En el ejemplo anterior, comenzamos con preguntas abiertas amplias y luego nos reducimos a preguntas abiertas específicas relacionadas con el elemento de la interfaz de usuario sobre el que queremos más comentarios.

No debemos comenzar en la pregunta 3 y trabajar hacia atrás, porque siempre es mejor que los participantes brinden información voluntariamente sin que se les solicite. Esperamos que el miembro proporcione comentarios de forma orgánica sin nuestra referencia específica, porque es más probable que los comentarios no solicitados sean la verdadera opinión del miembro. Pedir a los participantes su opinión sobre elementos específicos puede ser arriesgado: siempre existe la posibilidad de que el participante simplemente se forme una opinión para el investigador. Por ejemplo, si un participante dijo que los filtros realmente ayudaron a responder la pregunta 1, podemos estar más seguros de que realmente piensa eso que si nos diera una respuesta similar a la pregunta 3.

Resumen

La técnica del embudo se puede utilizar a la hora de gestionar preguntas o tareas en entrevistas a usuarios o pruebas de usabilidad. Comience con preguntas o desafíos amplios y abiertos antes de pasar a preguntas o desafíos más específicos. Este enfoque ayuda a garantizar que no se pierda información importante y no incite o prepare a los participantes demasiado pronto.

Para obtener más información sobre las entrevistas y la moderación de las pruebas de usabilidad, eche un vistazo a nuestro curso de investigación cualitativa de 5 días o a nuestros cursos de entrevistas con usuarios y pruebas de usabilidad de 1 día.

Previous post ¿Cómo ayudan las tácticas de marketing a que prospere un negocio en línea?
Next post Qué es la hinchazón y cómo afecta la reputación de tu marca

Deja una respuesta